skip to Main Content

Entre las aguas del río El Limón

Entre Las Aguas Del Río El Limón

Sin Escalas-. Venezuela tiene recorrido en lo que a desastres naturales se refiere, eventos como terremotos o deslaves han sido sumamente destructivos, en especial, si se toma en consideración la falta de medidas que pueden prevenir daños mayores, la escasa educación que se tiene en torno a estos temas y el cómo enfrentarlos.

Han pasado 33 años desde la “Tragedia de El Limón”, un hecho que se originó por un deslizamiento de tierra proveniente del Parque Henri Pittier y que cobró la vida de decenas de personas, dejando así un recuerdo constante y amargo en los lugareños que con trabajo duro lograron salir adelante. Sin embargo, el acontecimiento se repitió, el miércoles 9 de septiembre del 2020 las aguas del río crecieron hasta invadir decenas de hogares que quedaron bajo dos metros de barro y escombros.

Tres semanas después del evento, poco se sabe de cifras o de la solución que se le ha ofrecido a los residentes de las zonas de El Limón y La Candelaria. Quienes han tomado la iniciativa de ir hasta los lugares afectados se enfrentan a caminos difíciles en donde el andar se torna tedioso y los espacios comunes se encuentran repletos de desechos.

Las personas que se acercan a los terrenos perjudicados se encuentran inmersos en historias de salvación y valentía que van desde la forma en la cual familias completas corrieron hasta lo alto de sus casas con la esperanza de no ser llevados por la corriente, hasta el cómo entre vecinos se ayudaron para salir y proteger a los otros de morir.

Decenas de familias perdieron lo que tenían debido a que el barro que ingresaba no les dió la oportunidad de tomar algo para los días posteriores. Ahora, la comida es escasa y quienes la obtienen deben buscar la forma de cocinar en medio de un país en donde los servicios fallan de manera diaria y mucho más después de un desastre natural.

Victor Gómez, es uno de los pobladores del sector La Candelaria y fue uno de los hombres que en medio de la catástrofe se aventuró para colaborar con quien lo necesitara, aunque eso se tradujera a luchar en contra del agua que llegaba hasta su pecho. Ahora, su deseo es que la situación que viven sea puesta en medio del ojo público y así evitar que la ayuda recibida siga disminuyendo.

Con mucho esfuerzo, las personas han sacado con palas todo lo que fue dejado por la naturaleza dentro de sus residencias. Sin embargo, esta labor no puede ser afrontada solamente por ellos, necesitan del apoyo del Estado y de la solidaridad de todos los que puedan tender una mano amiga y así lograr ponerse de pie en medio de un país convulsionado por la crisis, una pandemia y ahora, un desastre natural.

Los nombres aquí mostrados fueron cambiados para su protección.

 Jhosgreisy Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top
×Close search
Search